Cueva del Elefante

Se trata de un buceo poco profundo con máxima profundidad de 14 metros y una media de 8 metros, pero que transcurre en un circuito emocionante por las bonitas cuevas y chimeneas que como auténticas ventanas al azul nos maravillarán continuamente.

Una vez en mar abierto el recorrido consiste en dejar a la izquierda la pared, que se encuentra profusamente tapizada de anémona incrustante amarilla sortear una de estas enormes rocas y ascender brevemente a sólo -3mts, caemos nuevamente a -10mts y accedemos a la cueva del Elefante, que se introduce en el interior de la montaña y nos permite alcanzar la superficie donde también hay una burbuja de aire. Finalmente descendemos y salimos a mar abierto y volvemos al punto de inicio, dejando ahora la pared a nuestra derecha. Es necesaria linterna y tener experiencia.